Pages Navigation Menu

Lugares donde tienes que ir

Quizas te interese…

Belchite (Zaragoza – España)

Belchite: El pueblo Fantasma de la Guerra Civil

Entrada al pueblo de Belchite

Entrada al pueblo de Belchite

 

Situado a 45 kilómetros de Zaragoza, Belchite Viejo fue uno de los pueblos más castigados por la Guerra Civil Española. El pueblo entero se convirtió en un campo de batalla y se estima que en tan solo 15 días murieron hasta 3.000 personas. A Francisco Franco no le hubiera gustado que visitemos estos restos de lo que un día fue el pueblo de Belchite. Él quiso que las ruinas del pueblo de Belchite quedaran intactas. Quiso preservar las ruinas y reconstruir el Belchite Nuevo a sus pies. Inauguró la villa nueva en 1954.

El 24 de agosto de 1937, el Ejército Republicano inició el asedio a Belchite. El pueblo fue destruido y la población, que antes de la batalla rondaba los 5.000 habitantes, quedó reducida a 2.000. Tanto los combatientes como los vecinos del pueblo sólo se lamentaban, espantados, preguntándose a sí mismos que les iba a pasar, que iba a ser de ellos.

Ruinas de Belchite

Ruinas de Belchite

Los supervivientes iban apilando los cientos de cadáveres en el trujal, la presa donde días antes se machacaba la aceituna. Aún hoy, en el día de Difuntos, los hijos y los nietos de los muertos de aquella batalla acuden al pueblo viejo y depositan flores entre los escombros. Algunas flores son rojas y otras son azules.

Belchite pueblo fantasma, eso es lo primero que te viene a la mente cuando aparcas el coche y ves a distancia las ruinas. Una vez te vas acercando intentas dilucidar cuál era la calle principal. En las fachadas de los edificios aún se pueden observar los efectos de los disparos y la metralla. A partir de ese momento empiezas a darte cuenta del por qué Belchite ha sido objeto de numerosos videos y documentales; reportajes fotográficos; y en sus ruinas se han rodado un gran número de películas, de las que destacan El Laberinto del Fauno, o el Barón de Munchaussen, entre otras.

los efectos de los disparos y la metralla

los efectos de los disparos y la metralla

Rumores aseguran haber notado extrañas presencias. Otras leyendas dicen haber visto formas fantasmales por el pueblo. La sola idea de pasar una noche allí me estremecía, y a mis compañeros también, no tuvimos el valor suficiente para experimentar, por si son ciertos, los sucesos que se describen en los medios.

Todo indica que esas almas atormentadas y esos lamentos espeluznantes aún permanecen atrapados en sus ruinas. Allí se han conseguido grabar psicofonías realmente terroríficas. Éstas son estremecedoras, recreando la guerra o mejor dicho como si la guerra aún continuase para ellos, una guerra sin fin, una guerra que aún hoy podemos escuchar en ellas. Pero entre todas las leyendas que existen del pueblo de Belchite, hay una que es extremadamente terrorífica:

Se cuenta que un grupo de parapsicólogos había ido a Belchite a investigar e intentar grabar algo realmente esclarecedor. Después de pasear por el pueblo buscando sitios inquietantes dónde empezar a grabar, se decidieron por la iglesia ya que ésta había sido la prisión improvisada.

Ruinas del Belchite

Ruinas del Belchite

Entraron y antes de empezar las grabaciones oyeron una voz masculina que, con un fuerte acento baturro, decía “Sacadme de aquí…Sacadme de aquí…¡¡SACADME DE AQUÍ!! Emocionados, todo el grupo empezó a enchufar las grabadoras y a tomar notas, haciendo caso omiso de lo que la voz les decía. Fue en ese preciso instante cuando la misma voz, con un tono enojado e impaciente, empezó a gritarles que se fueran. “¡¡Largo de aquí!! ¡¡LARGO!!”

Alarmados, todos abandonaron la iglesia.

Un trozo de techo se desplomó, justo encima del lugar donde habían estado grabando…

Ruinas del Belchite

Ruinas del Belchite

Hoy día el pueblo está desierto, sin vida. Sólo están las ruinas tal y como quedaron después de aquella guerra civil de 1936. Actualmente las ruinas de aquel pueblo asolado sirven para que los jóvenes hagan su botellón en verano. Si uno se acerca a la Iglesia de San Martín, puede leer los versos de un tal N.B. escritos en la puerta. Nadie sabe de qué año puede ser la pintada. Ni qué edad tenía quien la compuso. Y reza así: «Pueblo viejo de Belchite  ya no te rondan zagales  ya no se oirán las jotas  que cantaban nuestros padres».

Pasear por  el “pueblo fantasma de Belchite” es sin duda una experiencia única.  El desastre que se puede observar es una imagen de lo cruel y destructiva que puede llegar a ser una guerra.

Galeria de fotos de Belchite:

Enlaces prácticos:

 

One Comment

  1. ¿Se puede entrar actualmente? alguien me comentó que estaba cerrado al público…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te interese…
Quizás te interese…